Los supervisores

sábado, 1 de enero de 2011

La primer persona del año

En mi familia (que es minúscula, ya que somos mi mamá y yo nomás en casa) la creencia es que la primera persona que veas el primero de enero al levantarte después de la pachanga simboliza cómo será tu año. Siempre tengo la esperanza de que cuando salga a la calle me voy a cruzar con una super diosa manejando una Ferrari Diablo, pero como se imaginarán, nunca pasa.
Este año, la primera persona que vi fue a mi vecina Sara. Es la madre de mi una de mis mejores amigas y la conozco de toda la vida. Es una mujer sencilla, muy laburante, fuerte sin dejar de ser dulce, muy solidaria y cariñosa con quien lo merezca y valiente, sobre todo eso. Hace un par de meses la operaron de cáncer y ya está terminando la quimio. Según los médicos está más que bien y le queda mucho hilo en el carretel. De modo que estoy contenta de que ella sea la metáfora de mi año. Buena gente queda poca y como Sara menos.
¿Y ustedes? ¿Quién fue la primera persona ajena a la familia que vieron hoy?

3 comentarios:

Pablo dijo...

eeeeeeeeeeeehhh... yo pasé fin de año con amigos, por lo tanto lo primero que vi fueron esas panzas peludas rellenas con incontables kilos de asados remojandose en una pileta!

Beso!

Mariana Art dijo...

Un año de abundancia el suyo, Pablito!

Pablo dijo...

Uhhhh... Estemmmm... No me acuerdo bien a quién vi primero. Debería haber leído el post hace unos días... Creo que fue la dueña de la Cabañas donde nos quedamos con mis viejos, en Sierra de la Ventana. Si fue ella, se trata de una señora de casi 70 años, que aún labura, y que llevaba en brazos a su nieta primogénita. Año de esfuerzos hasta el final? Que darán frutos hermosos para disfrutar? Año de opuestos? De cuidado y orgullo?