Los supervisores

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Cerrando puertas

A veces uno deja lugares, cosas o personas atrás, y retiene sólo los buenos momentos e idealiza el recuerdo, haciéndolo verse tan maravilloso y sublime que la nostalgia sigue formando parte de su vida diaria, y en este diario vivir no falta un momento en el que uno suspire y recuerde con una sonrisa. Pero volver y rescatar lo bloqueado, preguntar los "por qué" de ciertas cosas y analizarse ahora a la distancia puede ser muy iluminador. Y en eso ando en estos días tucumanos que hace tanto dejé de vivir. Cinco años (a cumplirse el 10 de enero) pueden ser mucho tiempo... pero para bien, siempre para bien.

4 comentarios:

CEH notancul dijo...

Yo me pongo a pensar y no se si 5 años son mucho o poco. A veces me parece que quedan allá lejos, otras que estaban acá a la vuelta de la esquina. Hace 5 años era otro tipo... pero hace tan poquito...

Esto es muy fin de año. No quiero hacer balances..

un beso che

Malco dijo...

Está bueno que sepas hacer eso.
La mayoria de la gente se queda ocn lo malo de las cosas. Yo soy una de esas, sin ir mas lejos.
Besotes.

Mal atendida dijo...

OH, TENGO UNA COLEGA QUE TE ESCRIBIÓ ACÁ ARRIBA.
MARIAN, VOLVÍ! CÓMO ANDA LA DIETA? YA ESTAMOS, ME IMAGINO, NO? VEO QUE CAMBIÓ EL TÍTULO DEL BLOG, ASÍ QUE ESO ES BUEN AUGURIO.

UN BESO GRANDE, http://malatendida.blogspot.com :)

Petardo Contreras dijo...

Cerrando muchas puertas siempre quedan ventanas y ladrones!
Que tengas muy buen año mujer!
Salute