Los supervisores

viernes, 6 de agosto de 2010

Flajelos

Formas de autoflagelarse cuando haces dieta:

1-Mirar programas de cocina: todas esas cosas deliciosas que sabes que no podés comer, ni oler (porque son tan ricas que hasta el perfume debe tener calorías) están en los programas de cocina como el que dan al mediodía en la televisión pública. Mucha manteca, mucha harina, mucha panceta. Todo el sabor. El pecado de la gula en un vistazo fugaz.

2-Ir a comprar ropa: este es el colmo. No hay nada que te pueda hacer sentir peor que irte a comprar un pantalón cuando sabés que estás gordita y te pusiste a dieta. Si bien sirve para que sigas tomando consciencia de que la cosa así no va, también es una especie de masoquismo tener que enfrentarte a la vendedora que te pregunta con cara de flaca qué talle sos. ¿Cómo respondés a eso? Le contás que estás a dieta y que hace 10 kilos atrás eras talle 40 pero que ahora ni idea o le pedís el más grande. Lastimosamente, por lo general el más grande a mi no me entra. Primero, porque soy alta y los pantalones siempre me llegan a los tobillos, y segundo, porque acá pareciera que solamente las pendejas palito/tacuara se pueden comprar ropa en los negocios lindos. ¿Solución? Termino comprándome ropa en el mismo lugar que mi mamá. Sí, Etam es ahora mi reducto de la moda. No les puedo contar al gracia que me hace compartir tendencia con mis tías, las cuáles superan ampliamente los 40.

3-Probarse la bikini: esto ya es maldad pura; está al mismo nivel que esos cassettes compilados de música triste para sentirse peor que grababa cuando estaba en la secundaria (díganme por favor que no fui la única que hacía eso, se los suplico). Probarse la bikini en invierno es como hacerse el harakiri con una barrita de cereal. Es OBVIO que las cosas no están en su lugar, que todo esta blanco como la nieve circundante, y que los YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales = celulitis) están como para que venga Petrobras a ofrecernos plata.

Pero bueno. Digamos que lo hago por la buena causa de convencerme de cerrar el buche hasta que lleguen las fiestas. Ya estoy deleitándome imaginándome la pavita que me voy a sampar en noche buena.

5 comentarios:

Pablo dijo...

Yo grababa esos cassettes!!!!! No sólo eran canciones tristes, sino que además los principios y finales de cada uno estaban por supuesto pisados por la voz de la locutora de turno pronunciando mal el nombre del cantante y del tema...

Ahora me hago CDs así con MP3 bajados de Taringa y zafo de los locutores, pero el concepto es el mismo.

No te flajeles, aprendamos todos a disfrutar los desafíos, vamos!

Mariana Art dijo...

¡Gracias! Ahora no me siento tan patética XD

Pablo dijo...

El público quiere más posts!!

(te voy a hinchas las bolas para que escribas así no abandonás, yo debería seguir mi propio consejo pero bueh... :P)

Pablo dijo...

*hinchas = hinchar jeje

Mariana Art dijo...

jajaja meta, recién vuelvo de viaje, andaba con el pendorchin usb de personal y se me desconectaba a cada rato. En un rato subo alguien :)
¡Grax por la onda Pablo! :D