Los supervisores

sábado, 31 de julio de 2010

Me doy cuenta de que engordé porque...

... los amigos que antes me llamaban "la flaca" ahora usan mi nombre o sonríen de costado al decirme así.

... fui a visitar a una tía de esas bien viejitas y adorables que siempre están preocupadas porque te ven flaca y desnutrida, y luego de darme un beso me miro y me dijo "Engordaste mucho vos; esta vez nada de struddel, manzanita nomás".

... tengo más ropa que no me entra que la que sí.

... mi capacidad de combinación se vio reducida a dos jeans elastizados, una calza, una babucha y dos camisas. Nada más.

... antes me preocupaba por estar linda. Ahora me preocupo porque la ropa me entre y por poder respirar (aunque sea un poquito).

... tuve que dejar de usar ciertos calzones porque el elástico me cortaba la circulación.

... no sólo me aprietan los calzones, ya hasta hay anillos que me quedan chicos.

... cada vez que mi novio me dice "gordita" me dan ganas de llorar.

... mi idea de algo pecaminoso es la de comerme un imperial ruso bañado en chocolate mientras tomo un capuccino con una barra de chocolate amargo en el medio.

... se hace cada vez más difícil compartir una cama de una plaza... ni siquiera con mis perritos tamaño chihuaha.

Y lo más patético de todo es que, por más que engorde una tonelada y media, jamás de los jamases me crecieron las tetas. Los corpiños siguen bailándome, invitando a ser rellenados con bollos de papel higiénico para crear la ilusión óptica de que hay algo ahí.

5 comentarios:

Sherry dijo...

Es divertido tu blog =), hoy lo encontré.
Hay algo que no me queda claro...si medís 1,85m(wow, que increíble escuchar de una chica TAN alta, es decir, más alta que yo jaja) y antes pesabas 62 kg, estabas por debajo de tu peso ideal, que sería 63 como mínimo. Para darte un ejemplo, yo mido 1.80m y peso 65k. Me parece que está bueno bajar de peso si así lo querés(estás dentro de un peso saludable igual) pero tampoco te mates por seguir la tendencia, hay cosas mucho más importantes.
Saludos desde baires.

Mariana Art dijo...

Gracias por pasarte.
Debe ser el trauma del modelaje, pero la verdad es que no me siento cómoda como estoy y quiero regresar a lo que era (mi guardarropa también lo pide) ;-) Igual de ahí a que llegue a bajar, es otro tema!
Saludos

Mariana Art dijo...

Pd: está bueno conocer a otra persona de mi rodado :D

Vane en kiwilandia dijo...

Me encanta tu blog! Me siento identificada (no por la altura, ya que me llevas 30cm de ventaja), sino por tu historia. Yo también bajé mucho de peso al terminar la secundaria, no por magia sino por dieta y ejecicio. También fui una gurú de la dieta, también me mantuve flaca en mis años de estudiante gracias a la ingesta desmedida de mate y nicotina, y también recuperé mi peso de un día para el otro.
Parece que la ingesta desmedida de mate y pucho me dio tipo una úlcera, que me llevó a una dieta de comidas restringidas, que se transformaron en 10kgs en mi cuerpo, miles de hermosas ropas que pasaron a mi escuálida hermana (porque ella es rubia natural y flaca) y un novio de hace años que ve como mis ojos se llenan de lágrimas cuando me dice "gordita" o me toca un rollo.
A todo eso se le suman un trabajo sedentario (soy diseñadora, así que solo ejercito la mano que empuja el mouse), que me mudé al otro culo del mundo, y que encima ataco cualquier cosa con tal de comer.
En fin, mitad desahogo, mitad comprensión, te voy a leer en este blog (que espero no abandones) para sentirme acompañada en la lucha por recuperar la felicidad que solo una panza chata da.

Mariana Art dijo...

¡Compañera! Está bueno saber que una no está sola. Vos tenés hermana y mal que mal la ropa va teniendo uso. Yo soy hija única, así que la ropa sigue en el placard, la miro con ojos achinados y le digo "ya voy a bajar, ya me vas a entrar jean talle 38".
Besotes y gracias por el coment :)