Los supervisores

viernes, 30 de julio de 2010

Milaneseros Anónimos

-Bienvenidos a la reunión del grupo de Milaneseros Anónimos. Hagan el favor de usar sus antifaces, máscaras, bolsas de papel, y decir sus apodos elegidos, cosa de no perder el anonimato; si hiciesen trampa, deberíamos cambiarle el nombre al grupo, lo cual también traería acarreado el cambio del nombre de la personería jurídica, las boletas, los afiches. Hagan el favor de seguir las reglas. ¿Listos? Bueno, este grupo es para todos aquellos que desean dejar atrás el flagelo de la milanesa, para los que sienten palpitaciones al oler el aceite quemándose en el aire, sudan frío si pasan una semana sin comerlas, y no se resisten al encontrar un pedacito en la heladera. Acá nadie los va a juzgar, todos estamos en la misma situación. No importa si es con Sabora, limón, mayonesa o mermelada, gustos son gustos. ¿Quién quiere hablar primero? A ver vos, la de la máscara de Heman.
-Estem, hola, mi nombre es...
-No tu nombre no lo digas, un apodo, algo que te haga sentir identificada con tu problema y te ayude a liberarte.
-Bueno. Hola, díganme Mayoliva. Mi problema empezó a la tierna edad de 4 años; mi abuela hacía las milanesas más ricas de mundo, y a partir de ahí nunca más pude parar. (Lágrimas) ¡¡¡Necesito dejar de romper mi dieta cada vez que hay una milanga cerca!!!

--------------------------------------------------------------

Perdonen el delirio previo, pero me vendría bárbaro que exista tal grupo. Ayer mandé la dieta a Abu Dhabi. ¿Nada mal para el tercer día no? Comí un delicioso sándwich de mila con tutti, fanta y a la tarde una deliciosas chipas con mucho mucho queso. No fue premeditado, viaje y comí... Los viajes y la dieta no van muy bien juntos. Y lo que tampoco va muy bien con mi dieta es mi falta de control. ¡No puedo gente! Veo una mila y es más fuerte que yo. Creo que si me dieran a elegir entre Brad Pitt en tanga y una mila, me quedo con ella (sobre todo porque con este cuerpo milanesero Brad Pitt no me va a dar bola).
Tampoco la pavada de terminar haciéndole caso al Chino pakuense... pero... ¿alguien me puede dar un consejo para vencer esta adicción? ¿Existirán los parches de aceite y pan rallado? ¿Alguno conoce a un capo de Bazooka? Si es así, ¿le pueden pedir un chicle con gusto a mila de carne edición limitada y especial?

1 comentario:

Mariana Artieda dijo...

Ta loco, miro esa foto y muero de hambre